Llegar a casa después de un largo día de trabajo, encender de nuevo el ordenador para terminar de redactar un acta o contestar a mails que consideras que no deberías dejar para mañana y estar hasta largas horas de la noche, es una situación que muchos de nosotros hemos vivido y seguramente conocerás de primera mano.

En nuestra profesión como Administradores de fincas, la responsabilidad que tenemos en nuestro trabajo y el número de tareas acumuladas nos llevan a dormir pocas horas y tener que funcionar al día siguiente a un alto nivel de exigencia, pero esto no es lo adecuado, ya que disminuimos las horas de sueño y eso, como no, tiene sus inconvenientes.

Te has preguntado, ¿porque nuestro cuerpo necesita dormir diariamente? Tenemos que tener en cuenta que el sueño no es solo un placer, es una de las necesidades más básicas del cuerpo humano ya que cuando duermes tu cuerpo descansa y recarga energías recuperando fuerzas, además el celebro elimina proteínas tóxicas de las neuronas que hemos generado durante el día.

Dormir bien nos permite pensar con mayor claridad, haciéndonos más dinámicos e innovadores. Durante las horas de sueño logramos relajar los procesos mentales provocándonos bienestar. Al despertar, nuestra mente esta más despejada, y nuestro cuerpo renovado para asumir de nuevo los esfuerzos mentales y físicos de la jornada laboral.

¿Como nos afecta el sueño a nuestro trabajo? No dormir adecuadamente puede acarrear problemas físicos y psíquicos muy importantes que afectan a nuestra vida personal y laboral.

Los estudios más recientes advierten que la falta de descanso, provoca un deterioro en el trabajo o falta de productividad de hasta 54.6% pudiendo manifestarse de varias maneras: baja capacidad de resolución de problemas y concentración, irritabilidad, ansiedad y pérdida de habilidades mentales y emocionales que conllevan errores que evidentemente afectan a nuestra productividad. Si has llegado al trabajo con menos horas de sueño, ya habrás comprobado algunos de sus efectos.

La falta de sueño conlleva que nos sintamos mas cansados en nuestro puesto de trabajo y consumamos las energías  en unas pocas horas de trabajo, no consiguiendo a lo largo del día los resultados esperados.

Respecto al número de horas de descanso, lo recomendable es descansar entre siete u ocho horas al día siempre de forma regular. Es importante que no se interrumpa el sueño, ya que en muchas ocasiones es imposible volver a dormir después de habernos despertado.

Si eres de los que le cuesta conciliar el sueño, trata de relajarte antes de ir a la cama creando unos hábitos, como tomar una taza de leche caliente, una ducha, leer una novela o ver una película. ¡No revises tu correo electrónico!, el objetivo es relajarse, prueba el que más te guste y llévalo a cabo de forma cotidiana.

Por ello, intercambiar horas de sueño con trabajo no parece ser una medida productiva, ya que, lo que estas ganando trabajando hasta altas horas de la noche, lo pierdes por los efectos perjudiciales de la privación del sueño.

Dormir es la clave para un cuerpo y mente sana, así que descansa y !!hasta mañana!!