El home staging es una técnica que nació en plena crisis económica dentro del mundo inmobiliario y  que consiste básicamente en dar al inmueble que se pretenda vender o arrendar, un aspecto sofisticado, a la moda, que invite a la comodidad, pero sin hacer grandes inversiones.

Como si de un nuevo marketing decorativo se tratase, a través del home staging el propietario o  vendedor, se apodera del espacio para sacer el máximo rendimiento de éste a bajo coste.

En la actualidad, encontramos cada vez más pisos “reciclados” que viviendas de nueva construcción. También entra en juego la creciente tendencia en España al alquiler en vez de la compra, por lo que la revalorización de los inmuebles está a la orden del día. Con el fin de posicionarnos los primeros en este sector, el  home staging nos ofrece ciertos tips que de una forma fácil nos ayudarán a rentabilizar nuestra inversión en pocos meses.

Sácale partido al DIY  o Do It Yourself, como bien indican sus siglas en inglés hazlo tú mismo, es una nueva inclinación por hacer todo uno mismo, implicándose en el proyecto y dando un toque personal  al mismo.

La ventaja del DIY es que hoy en día podemos encontrar en la web muchos tutoriales que nos ayudarán a moldear la idea de qué hacer en nuestra vivienda y cómo. Por ejemplo, trata de reutilizar muebles antiguos y modernízalos con diferentes técnicas como el lijado, barnizado, la pintura a la tiza, etc  Pinta las paredes con colores cálidos, ofrecerás sensación de luz a tus posibles clientes al tiempo que convertirás en un hogar acogedor tu inmueble.

Dale personalidad a tu vivienda, cada vez están más de moda los colores mediterráneos, los verdes aguamar, los turquesa, combínalos con tonos blancos y madera al estilo nórdico; no en vano los países con menos luz natural son los pioneros en este estilo decorativo, ya que ofrece a los espacios sensación de amplitud y colorido.

Minimiza la decoración en paredes, olvídate de bastas cortinas y grandes lienzos, dale protagonismo a la superficie, rompiéndola con un único elemento decorativo tipo retro, como puede ser un reloj antiguo, un mapamundi vinílico, y hasta una bicicleta vintage en desuso ¿por qué no?

Por último y para terminar de explotar los recursos que nos ofrece el marketing del home staging, te recomendamos sacar unas buenas fotos, aprovecha al máximo la luz natural y los puntos fuertes de la vivienda, cuelga tu anuncio en algún portal de alquiler o venta, y espera los resultados. Según los estudios basados en esta técnica de ventas, se consiguen minimizar  hasta tres veces los tiempos de espera para formalizar una venta o renta.

Y tú, ¿te apuntas a la moda del home staging?