Si últimamente has dado un recorrido por las ofertas de empleo, veras que están llenas de términos como SCRUM. LEAN, AGILE y  KANBAN.

Estas metodologías de trabajo tienen su origen en el método de fabricación “Just in time” inventado y usado por TOYOTA ya hace décadas.

En la actualidad se utilizan sobre todo para el desarrollo de software, puesto que permiten realizar entregas rápidas obteniendo un feedback rápido del cliente para ajustar prototipos de una manera continua.

¿Qué es lo que hace tan importantes todos estos métodos de trabajo y por qué están tan valorados?

La respuesta es que son sistemas que nos permiten optimizar nuestros trabajo diario, aportándonos las siguientes ventajas respecto de otros sistemas tradicionales:

  1. Visualizamos nuestro flujo de trabajo de manera clara y rápida.
  2. Limitamos las tareas pendientes y quedarnos atascados.
  3. Podemos medir y gestionar nuestros procesos.
  4. Nos permite establecer procedimientos y flujogramas de nuestros procesos.
  5. Reconocimiento de oportunidades de Mejora continua.

De todos estos métodos el que más se ajusta a nuestra profesión de administración de fincas es el método LEAN y más concreta mente KANBAN.

Y esto es porque tanto el método AGILE como SCRUM si que están muy orientados a desarrollos rápidos de software con procesos cortos de una par de semanas y enfocados a lanzar al mercado el mínimo producto viable (MVP).

Volviendo al método KANBAN y explicado de una manera que lo podamos adaptar a el trabajo de un administrador de fincas, de lo que se trata es de escoger un flujo de trabajo (proyecto) dentro de nuestro despacho, que dividiremos en “etapas” creando una especie de tablero dividido en columnas (las etapas) para a continuación identificar las tareas necesarias para terminar este proyecto que serán las tarjetas visuales que iremos moviendo de columna a columna.

Kanban administración de fincas

Este de arriba sería el método más sencillo:

  1. Ponemos todas las tareas que hay que hacer en ese proyecto.
  2. Vamos moviendo las tareas que están en proceso de desarrollo.
  3. Ponemos las tareas que ya están hechas.

Como puedes ver de una manera muy clara tanto tu como los miembros de tu equipo, con el método kanban podéis ver en que estado esta el proyecto y cada una de las tareas, lo que va a permitir una gestión mucho mas eficaz.

En la práctica, tenemos más columnas (que son los estados por los que pasa una tarea) como “pendiente de revisión”, “pendiente de envío” etc…

Si te ha parecido interesante este artículo te recomendamos que nos sigas en las redes sociales (facebook y twitter) que es donde iremos publicando ejemplos prácticos que aplicamos en la actualidad y que te sorprendería lo útiles que son.