¿Te has encontrado alguna vez en la situación de que se haya pagado una factura que no tiene el visto bueno del presidente de la Comunidad?

Un pequeño procedimiento dejará muy claro en tu despacho, como se ha de proceder con el abono a los proveedores de cada una de las facturas que nos vayan llegando por los trabajos realizados.

Es importante que una tarea tan cotidiana como esta este absolutamente clara. Por supuesto no se va a dar el mismo tratamiento a todas las facturas, ya que algunas de ellas serán por importes elevados y tendremos que verificar no solo que hay saldo en la cuenta de la comunidad sino que necesitarán del visto bueno del presidente de la comunidad.

Pero en la mayoría de las facturas el proceso a seguir será mucho más directo y automático, de hecho la mayoría de pagos que se hacen a proveedores están domiciliados y nuestra función va a ir más en la linea de comprobar que el trabajo se ha realizado o que la factura se corresponde con el presupuesto aportado por el proveedor en su caso.

Es importante sacar un balance de ingresos y gastos cada cierto tiempo para analizar los gastos realizados hasta la fecha y evitar encontrarnos con errores al final del ejercicio, que son mucho más difíciles de subsanar.

En cuanto a la forma de pago (cheque, transferencia, domiciliación o efectivo) va a depender de cada uno de los despachos y en ocasiones de cada una de las comunidades o presidentes que durante ese ejercicio quieran actuar de una manera u otra en este sentido. Por tanto hemos de saber adaptarnos a cada una de las situaciones y nuestro consejo es evitar en la medida de los posible los pagos en efectivo por los problemas que conllevan.