¿Tienes vehículo propio y aparcas en un garaje comunitario? Pues entonces estoy segura de que te encuentras familiarizado con estas situaciones.

Lo más lógico en el momento en que compartes un espacio, es utilizar el sentido común, pero muchas veces lo común no es lo más habitual, y digo esto porque como ejerciente de esta profesión, me encuentro en infinidad de ocasiones con estas circunstancias en comunidades de garajes, que a continuación detallo, y aunque parecen fáciles, son difíciles de controlar.

  1. Aparcar dos vehículos en una única plaza de garaje, por ejemplo coche y moto.
  2. Estacionar en una plaza de parking ajena a tu propiedad.
  3. Invadir la plaza del vecino o zona común porque tu vehículo es grande y sobresale los límites.
  4. Utilizar huecos vacíos existentes en el garaje para aparcar tu vehículo, a pesar de que no son plazas.
  5. Utilizar la plaza de garaje como trastero, por ejemplo para guardar: carros, colchones, barcas y colchonetas de playa, muebles, etc…
  6. Circular a elevada velocidad por el interior del garaje.
  7. Lavar vehículos en el interior del garaje comunitario.
  8. No esperar a que se cierren las puertas del garaje antes de marchar.

También nos encontramos con otro tipo de situaciones en comunidades de garajes, las cuales hay veces que los propietarios piensan que pueden hacer y no es posible sin la autorización de la Junta General:

  1. Instalación de cepos en plazas.
  2. Colocación de espumas o medidas protectoras en pilares que modifiquen la estética del garaje.
  3. Instalación de cámaras de videovigilancia en zonas comunes.
  4. Instalación de puntos de recarga eléctrica.
  5. Utilizar las puertas automáticas como puertas manuales para uso peatonal.
  6. Realizar cerramientos en plazas abiertas.
  7. Realizar enganches de luz comunitarios en garajes cerrados.
  8. Tener encendidos aparatos eléctricos en garajes cerrados, por ejemplo: neveras, bicis eléctricas, etc…

Próximamente os iremos dando mayor información acerca de ciertos puntos que hemos comentado hoy, pero como siempre os digo, para mayor tranquilidad de todos  y ante cualquier duda, no dudéis en poneros en contacto con nosotros y como Administradores de Fincas  Colegiados que somos, os daremos cuanta información esté a nuestro alcance.