Una correcta gestión de siniestros en una comunidad puede ahorrarnos muchos problemas en el futuro.

Muchas veces como Administradores de fincas, no sabemos trasladar a los propietarios de las comunidades de vecinos las razones de porque un expediente se puede alargar en el tiempo después de la declaración de un siniestro.

Para gestionar bien un siniestro hemos de dar pasos firmes, ya que dar marcha atrás en los detalles de las causas en el proceso de declaración de un siniestro, puede marcar la diferencia entre que un siniestro sea cubierto por la compañía de seguros de la Comunidad o no.

Por otro lado es fundamental el seguimiento  de ese siniestro y que no confieis en los procedimientos que las compañías de seguros tienen, que a pesar de ya garantizarnos un nivel de calidad importante, necesitan de un empujón por nuestra parte para cerrarlos adecuadamente. Ejemplos de estos procedimientos los podéis encontrar en la pagina de Mutua de propietarios o en la página de mapfre.

Es muy importante que contéis con un procedimiento adecuado para la gestión de siniestros en una comunidad de propietarios para aseguraros de cerrar el circulo desde la declaración de un siniestro a la compañía de seguros hasta el cierre del mismo.

Ha veces que para declarar un siniestro  no solo es necesario que recopileis la máxima información posible, sino que es preferible que dejéis esperar unos días para recopilar adecuadamente el alcance real de los daños y los perjudicados.

Un ejemplo es el efecto de la humedad del agua en la madera que hasta después de las 24 horas siguientes no se aprecia con claridad el daño. Otro ejemplo es que habrá vecinos que pueden haber sido afectados y en esos momentos no están en la Comunidad.

Teneis que en ocasiones el siniestro no tiene cobertura y es la comunidad de propietarios quien tiene que afrontar el gasto, gestionándose esos daños a través de otro procedimiento como el de gestión de incidencias y llamadas. que explicamos en otro artículo.

Nuestro consejo es que el truco es saber hacer llegar al propietario afectado que si quiere que los daños se cubran por la póliza comunitaria ha de tener paciencia y no es recomendable precipitarse en una declaración de siniestro precipitada.